lunes, octubre 16, 2006

Un puerto

Por esas casualidades recordé mi pasada por el puerto, y recordé también aquellas noches de risas y tragos de no muy buena reputación.

Viajé con algunos amigos, sabiendo desde siempre que era una mera excusa. Para encontrarnos, con cada uno y con el resto.

Hoy, esos días me saben a nostalgia, a nostalgia de colegio, de abrazos y besos de amistad, a nostalgia de ocio en su sentido más exacto.

Quizás no falta un puerto, desde donde embarcar un rumbo y también al cual arrimarnos ante la inclemencia de madre natura. Un puerto, como principio y fin. Un puerto.

1 Comentarios:

Blogger Angelique dijo...

A veces odio el tiempo, en un mismo momento en que lo amo, porque construyo nostalgia, a cada instante, no puedo evitarlo...

Saludos

octubre 19, 2006 10:08 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal