sábado, febrero 16, 2008

Un amor exigiente

Cuando por primera vez te vi, quizás lo hubiera dado todo por ti, pero ya la experiencia me dice que hay que dar hasta cuando empieza a doler.

Cuando nos conocimos, pensé que el amor iba a tener que esperar un buen rato para descansar de ti y de mí, pero la cancioncita del amor violento debería hablar de el amor exigente... ese buen rato tiene límite, tú y yo lo sabíamos... pero es difícil darle fin a un amor donde distte tanto... ¿acaso habrá llegado nuestro límite?, ¿habrá llegado el momento de decir hasta aquí doy yo?

Todos sabemos que llega un momento en que uno necesita dejar ir al amor, dejar ir el amor cuando es inevitable como cuando se escurre la arena entre tus dedos, cuando se va el efímero atardecer o como el cálido viento del otoño.

El amor es exigente; te exige dedicación, paciencia, comprensión, cariño y pasión, pero ¿qué pasa cuando los problemas te superan?, ¿puedes dar más al amor cuando ya estás cansada y agotada de los tropiezos, del ir y venir? y, pero aún, ¿puedes dar más amor cuando ni siquiera las circunstancias del destino ayudan a que lo nuestro funcione?

¿Cómo sabremos si este es el momento de separar nuestros caminos?, ¿acaso estos días juntos nos mostraron que nuestros modos de vivir son incompatibles?

Un amor es exigente y cuando no eres capaz de satisfacerlo... ¿será el momento de decirle adiós?

1 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

Qué fuerte leerte, ojalá lleguen a un acuerdo y compartan una decisión...

A mí me cuesta reconocerlo y, peor aún, adaptarme, porque soy caprichosa y tozuda, pero con el tiempo he notado que la vida me da señales de cuando algo ya no es tan fluido... y hay que reaccionar para no quedarse estancado...

Atte. Pan
abrazos

febrero 17, 2008 2:25 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal