domingo, febrero 17, 2008

Un pequeño amor

Tarde o temprano llega el momento donde el amor se te hace pequeño y ya no lo es todo.

Comienzas a sentirte cansado de ese amor exigente, de ese amor que nunca fue perfecto, pero que para ti lo era todo, pero ahora se te pasan los días esperando algo distinto como el de ayer. Así, se te pasan los segundos esperando ese flechazo, ese no sé qué que era tan bueno sentir... comienzas a quedarte esperando el escalofrío al estar a su lado o esa ansiedad de verlo y de tocarlo cuando está lejos... te quedas ahí esperando y ya nada es lo mismo...

Entonces comienzas esa lucha sorda, ciega y prácticamente muda... sorda porque ya no escuchas explicaciones ni promesas, ya estás cegado en tu desilusión y eres mudo porque tampoco encuentras las palabras para encontrar salida a todo esto, no sabes decir palabras de esperanza o las palabras concluyentes del fin.

Cuando el amor se te hace pequeño, buscas culpables, buscas aquellas situaciones donde comenzaron los problemas, culpas al de al lado, tienes rincor... pero, luego, comienza uno mismo a torturarse, porque ya parece insólito que otra vez en tu vida fracases, buscas y recalcas tus defectos destruyéndolo todo, a uno misma y a lo que construiste con el amor... si yo no hubiera hecho esto, si no hubiera dicho esto otro, si no hubiera dejado pasar eso o si yo no fuera así...

En esta disyuntiva el amor comienza a escaparse y ya no es lo mismo, el amor se te hace pequeño y ya no lo es todo...

1 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

Fabi, vengo a visitarte y veo que has escrito harto :O

Bueno, yo he fracasado también ene veces, jajaja, así que desde mi perspectiva sólo creo que lo mejor es ser uno mismo, sin importar que hayan cambios, no torturarse demasiado, quererse y después querer...

Atte. Vivi

febrero 17, 2008 2:15 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal