martes, abril 21, 2009

Deseos y sueños

He llegado a admitir que mi mente se vació, pero creo que me he equivocado. En mi mente tengo recuerdos y sueños, pero ya no los siento míos, ya no me duelen, ya no me alegran. Mi vida se ha transformado en vivir deslizándome por los días... a veces me preocupa, la mayoría del tiempo no me importa. Simplemente, estoy bien y puedo estar feliz mirando a mi gatos, durmiendo, caminando por la plaza, conversando con mi novio. Felicidad que dura llegando a casa, llegando a la universidad, sentada en clase, frente a la materia que no me gusta o un libro que ya leí.

Yo también quisiera hacer algo por mi vida, luchar por algo que me gustara, por algo que deseara, pero no quiero nada, ya nada me gusta ni me motiva, no hago nada que verdaderamente sea por mí.

No puedo cambiar mi vida, porque no soy una tipa valiente, porque nunca he tomado decisiones transcendentales y los caminos que he tomado en mi vida han sido equivocados. Entonces qué espero yo de mí vida cuando sé que no volveré nunca más a estar en primer año de universidad, nunca más tendré la oportunidad de hacer todo lo que he hecho por primera vez, nunca más tendré un hogar en la casa de mis padres y ya nunca volveré a ser la de antes.

Cómo voy a cambiar mi vida si ya todo se jodió para mí y tengo que seguir acarriando esta frustración y desmotivación hasta quién sabe cuánto tiempo.

Alguna vez esperé que todo esto pasara y ya, pero el tiempo cada vez se me hace más lento y, finalmente, ya no espero nada, no espero nada de la vida ni de nadie. Ahora me pesa más que nunca esta vida de mierda que decidí yo misma cuando no hice nada por mis sueños...

Hay días que me pregunto si acaso algún día volveré a desear y soñar en aquellas cosas que me parecían importantes e imprescindibles en la vida. A veces me pregunto si algún día podré desarrollar mis capacidades en la carrera y volveré a tener espectativas vocacionales... no sé, cualquier cosa, volveré a soñar con formar una familia o tener hijos, una casa y morir viejita... todas esas cosas me parecen lejanas a mí.

Sólo me dejo llevar y estas ideas no salen de aquí, luego, ya las olvido y dejo que el tiempo siga pasando.

1 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

Hola, Fabi, ojalá no te moleste que pase y escriba... es que me siento un poco identificada con lo que expresas...

sobre todo con eso de capacidades vocacionales xD... a veces sólo con imaginar renunciar a la carrera a estas alturas ya me da susto e imagino que quizá de práctica y consciente no tengo absolutamente nada y soy media tonta y no sé adaptarme a la realidad, otras veces siento que salirme de la carrera sería lo mejor dentro de todo, aunque en los hechos se viera un caos horrible y quizá quedara sola, y si después me diera cuenta que todo hubiese sido un capricho, no podría soportarlo y no me costaría perdonarme los daños colaterales... no sé, ayer leí que la felicidad implica dolor ya sea propio u ajeno y siento que es verdad, pero a mí no me gusta el dolor, ni para mí, ni menos para mis seres queridos... pero, parece que todos a veces se hacen daño y lo peor es que entre más te ame alguien más fácil es dañarlo...

atte. Angelique
muchos saludos

abril 26, 2009 12:44 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal