viernes, marzo 14, 2008

No leer

Hoy podría escribir muchas cosas; verdades, mentiras, penas... también alguna cosa chistosa para parecer una persona "relativamente alegre".

Da lata ver a alguien puro contando cosas tristes. Sí, lo sé, pero una a veces pasa sus períodos y tiene que desahogarse... así como diríamos, entre nosotras las minas: "Ya se pasará, pero ahora hay que llorar todo..." porque las minas somos cuáticas, somos extrañas y nos gusta llorar por cosas que ya no valen la pena y le buscamos la enseñanza a la experiencia, porque si no ahí empiezan un montón de rollos más: traumas, decepciones, arrepentimientos y puras cosas feas que duelen más todavía, como por ejemplo: la venganza, y como dice el chavito del ocho "la venganza nunca es buena, mata el alma y la envenena".

Así que como mi blog es mi blog, hablaré todo lo que tengo que hablar, porque ya no hay quien soporte mis tonteras repetitivas y trágicas.

La historias de amor siempre fueron mis preferidas, desde niña muchas veces pensé que estaría sola para la eternindad, pues tuve muy mala suerte desde chiquitita, el niño que me gustaba se burlaba de mí cada vez que podía, era un niño cruel, por lo demás, bastante poco agraciado, nunca tuve muy buen gusto...

Como no me gustaba la idea de la soledad eterna, me dediqué a esperar y buscar a mi mino, me equivoqué tanto como acerté... hasta que llegó la persona más promiscua del mundo, y ahí voy yo y caigo redondita... sufrí, sufrí y sufrí, pero como siempre las penas de amor pasan, esta triste historia pasó, un día, ya muy tarde, quizás...

¿Saben? me aburrí de mí misma, me aburrí de escucharme sentada frente a esta pantalla, tratando de desahogarme escribiendo...

(voy a fumar un cigarrillo, la nicotina de mierda, cada vez fumo más, pf, de mal a más mal)

Entiendo que uno no todo el día anda llorando sus penas ni deja sus responsabilidades botadas ni se queda mirando el ombligo, pues ahí hablaríamos de una depresión, y eso me carga. Perfecto, entonces, lo entiendo, ¿pero qué hace una cuando permanentemente le duele algo? así como una astilla miserable en el dedo que no te deja escribir... jajajajaja, qué ordinaria mi metáfora, pero así es mi pena, esta penita que siento cerquita de corazón, no me deja tranquila, me persigue como mi sombra y me duelen como esa astilla desgraciada del dedito...

Como ya lo dije, me carga hablar de depresión, de eso yo ya no quiero oír más, me parece un modo fácil de justificar cosas que nos duele reconocer.

En fin, me quedará el tiempo que es el único que se queda a tu lado y va lentito y calla como siempre, que pase el tiempo y, quizás, vuelva mi tranquilidad, mi consuelo y mi paz.

1 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

Hola... (de "Angelique" jaja)
leí igual...
mm... yo creo que se puede comentar, si no, bórralo, jaja...

Hoy me siento cansada de mí...
quiero llorar justo ahora, pero tengo que esperar un rato... si es que todavía tengo ganas... cuec..

Yo siento como que el tiempo me está empujando a avanzar con él, porque hoy yo sólo quisiera estar tranquila un rato y tal vez más sola que acompañada...

pero no se puede, y estoy aprendiendo a sentirme mejor...

y tampoco me gusta estar tan así... pero... es inevitable, no voy a mentir, a veces estoy mal y punto "." jaja

Bueno, estaba leyendo un libro y escogí una pág. al azar para ti... te copio el texto:

No importa que tu infancia haya sido buena o mala: ahora, quien está a cargo de tu vida eres tú, y sólo tú. Puedes pasarte todo el día culpando a tus padres o al ambiente de tu niñez, pero lo único que conseguirás con eso es continuar en el papel de víctima. Y así jamás conseguirás las cosas buenas que afirmas querer. Lo que piensas hoy da forma a tu futuro. Puedes crearte una vida de negatividad y sufrimiento, o un destino de júbilo ilimitado. ¿Qué es lo que prefieres?

marzo 16, 2008 11:15 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal