jueves, mayo 15, 2008

Secuestrada

Me encuentro rehén de las responsabilidades, del tiempo. Y mi alma está acalambrada, cercada. Me refugio, cerrando mis ojos para imaginar días mejores. Mis ánimos están atrincherados contra el tedio del día a día. Pasa la noche, pasa el día y mis sentimientos reclaman sendientos un consuelo. . .

Ya no sé si medito el mejor modo de conformarme o de huir.

Quisiera que algo ocurriera sin haberlo esperado, sin haberlo buscado, sin haberlo planeado. Quisiera que la vida me sorprendiera. Quizás, un color, un sonido, un sabor o una palabra nueva.

En estas circunstancias, si de algo me lamento, es de no haber aprovechado los momentos en que estaba fuera de aquí. Pues, esta maldita sensación de soledad y frustración, que hoy me acompañan, me nublan los recuerdos y oscurecen mi ilusión de días de libertad.


1 Comentarios:

Blogger Noctas dijo...

Escrito precioso., me ha gustado mucho..saludus..

mayo 23, 2008 6:20 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal