jueves, junio 25, 2009

Nada me puede sorprender

Somos tan parecidos unos a otros que la vida se me repite en cada rostro, en cada conversación, en pensar en los que ya no piensan en su vida. Entiendo que cada uno viva su vida de la manera que mejor le plazca o de la manera en que creyó que podía vivir, esto constituye la esencia de cada uno.

Reconozco ser como todos, tengo una vida, puedo sentir amor, compasión, también puedo sentir envidia, odio y, tal vez, también he pensado en ser arribista y ambiciosa... pero, en mi esencia, frente a las circunstancias yo he decido vivir la vida para construirme, no para destruirme ni destruir al resto o ser superior a alguien.

No quiero que la vida me diga cómo debo ser, no, yo quiero decidir cómo soy. No encuentro justificación a las personas que se dejan llevar por esta vida cada vez más egoísta e individualista, yo creo que no podría vivir tranquila pasando a llevar a quienes me rodean y, menos, a quienes estimo o me estiman.

Lamentablemente, ya nada me puede sorprender de las personas, a pesar de que, en el fondo, uno siempre espera un poco más de esta humanidad.

1 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

Y no sólo la gente... si se empieza a escarbar es todo tan parecido, lo que a veces pensamos, lo que a veces sentimos, hasta los sucesos que nos ocurren y nos marcan... nos limita la muerte y todo lo que está antes nunca será tan nuevo... pero aún así uno tiene que hacer el esfuerzo de sentir lo original y nuevo (ya sea en uno o en el resto) porque en el fondo igual existe la novedad, pero es tan sutil... y lo que nos hace únicos es tan inefable, porque seguro que encuentro a alguien con mi nombre, mi edad, y mis características... pero cada conjunto en sí es único... y eso hay q aprender a distinguir y valorar (o sea, eso busco yo) somos una misma raza y a veces pareciera que estamos más unidos con un gatito o con un perrito, ¿será que nos cuesta entregarnos? quizá somos tan miedosos que por eso cuesta tanto encontrar la unión, o quizá somos demasiado ambiciosos e idealistas y las expectativas nos obstaculizan... en fin... en el fondo no queda más que soñar, aunque sea un poquito, para poder resistir...

atte. Angelique
saludotes ;)

junio 27, 2009 7:24 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal