jueves, julio 17, 2008

Mi loco afán

Tengo el afán de perder el ánimo después de las dos de la tarde. Me da como un sueño y mi cuerpo busca calorcito, quizás, dormiría hasta el anochecer y viviría la noche...

Lástima que el zoológico no tiene horario nocturno ni tampoco los trenes siguen haciendo recorridos a Plutón... De todas maneras, me conformaría con caminar por allí, fumando, pensando en nadie y en todos. Sin que el resto me viera. Me reiría sola y nadie me miraría con extrañeza ni con compasión cuando me limpie una lagrimita.

Le haría cariño a los perritos de la calle y le pondría nombres de las personas que tengo lejos... Tomaría un recorrido del 21 a la Quinta Normal, pasaría la reja y caminaría por la Quinta, traspasaría las murallas y me sentaría en la Biblioteca a mirar las sillitas pequeñas de colores. Daría un salto hasta el hospital y entraría calladita por debajo de la puerta para leerle El Principito a un niño que no pueda dormir.

Traspasaría la calle y viajaría en el metro de prueba que viaja vacío toda la noche. Cada estación sería como un sueño, una historia, un recuerdo, un olor. Caminaría por los andenes, haría combinaciones, miraría mi reflejo hasta al amanecer y volvería a casa.

1 Comentarios:

Anonymous Estrella_Polar dijo...

Me gusta tu blog...he llegado de rebote...pero, si me lo permites, me pasaré por aquí con frecuencia.


un abrazo desde Madrid!

julio 25, 2008 4:52 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal